ACADEMIA DE ARTESACADEMIA  DE ARTES

El Exconvento de La Merced

La orden de los frailes mercedarios —quienes llegaron a la Nueva España en 1593- fundaron una Provincia bajo la advocación de la visitación de nuestra Señora de la Merced y como consecuencia edificaron conventos en diversas ciudades como Aguascalientes, Celaya, Guadalajara, Guanajuato, Puebla, Oaxaca, San Luis Potosí y Zacatecas, entre otras. En la capital del virreinato se establecieron al oriente de la Plaza Mayor, construyendo este lujoso convento en el siglo XVII.



A causa de los avatares de las leyes de Reforma, la iglesia y el convento fueron destruidos en 1862, y como testimonio documental sólo se conserva una vista de las techumbres del templo debidas al pincel de Pedro Gualdi en 1842. Sin embargo, el suntuoso claustro principal logró sobrevivir, ocupado inicialmente por un cuartel militar. Cabe agregar que su actual existencia se debe, en mucho, a la defensa que hiciera el Dr. Atl en los años veinte. Este conocido artista y promotor del patrimonio tuvo su estudio-vivienda en la azotea del inmueble por muchos años.

Después se restauró el patio, construyendo una nueva fachada en la parte posterior y colocando en el piso superior los barandales del destruido edificio de la Universidad. Lo que algunos autores, como Federico Mariscal, consideran "El más rico de todos los conventos de México y quizá el más bello", es un recinto barroco lujoso y exuberante.

La arquería de la planta baja resulta más sobria, por haberse realizado a mediados del siglo XVII, pero la del piso superior muestra la ornamentación propia de finales del mismo siglo. Se trata de una estructura organizada con arcos dobles con relación a los de abajo, a la manera mudéjar, que ostentan una decoración a base de puntas de diamante. Además, los fustes de las columnas también están cubiertas con ornatos de relieve, lo que acentúa la riqueza del recinto.

El Exconvento de Nuestra Señora de la Merced se encuentra ubicado en la Av. República de Uruguay No. 170, Col. Centro, y puede ser visitado previa cita.

 

regresar