SEMINARIO DE CULTURA INFANTIL

En 2011 se inició el Seminario de Cultura Infantil, un programa fundamental para la transversalización a nivel nacional de los ejes específicos de trabajo (derechos humanos, equidad de género, participación infantil, creatividad y juego, pensamiento crítico, diversidad de infancias e inclusión), así como de la filosofía del programa, que considera que la concepción que se tenga de infancia configurará los objetivos de los proyectos dirigidos a ellos.

Este seminario parte de la premisa de que el trabajo con niños requiere una especialización mediante la cual los profesionales que trabajan con y para ellos puedan tener herramientas para conocer el contexto y las realidades de los niños con quienes van a trabajar. De tal manera, en el seminario los ejes se contemplan de manera práctica.

Este programa fue diseñado y desarrollado por el equipo interno de Alas y Raíces, en colaboración conjunta con especialistas, en una propuesta que brinda elementos teóricos y metodológicos para el trabajo cultural dirigido a las diversas infancias del país.

El Seminario tiene como objetivos profesionalizar a los involucrados en el diseño, instrumentación e interpretación de proyectos culturales y artísticos dirigidos a niñas y niños en metodologías y técnicas desde los ejes de Alas y Raíces que propicien la creatividad, la participación, así como la escucha y el diálogo con los niños. Además, busca abrir un espacio de escucha y diálogo de diferentes actores de la cultura y producciones artísticas destinado a niñas y niños: creadores, promotores, artistas, funcionarios, gestores culturales, responsables de servicios educativos en museos y bibliotecas, etcétera. A su vez, pretende garantizar la descentralización de los programas estatales de Desarrollo Cultural Infantil para atender a las infancias de los municipios a través de la consolidación de proyectos artísticos y culturales que respondan a sus necesidades e intereses y puedan etiquetarse en los Fondos Mixtos del programa, bajo el impulso de las coordinaciones estatales.

Hasta la fecha se han consolidado ya varios proyectos culturales que reformulan el trabajo creativo con niñas y niños, mismos que establecen una nueva forma de relacionarse con ellos, reconociéndolos como sujetos co-creadores de cultura. Es un esfuerzo sin precedentes en el que se destaca la función que tienen los promotores culturales como pieza fundamental para garantizar el reconocimiento de niñas y niños como miembros activos de la sociedad con derecho a los bienes y servicios culturales.

El programa se ha convertido en una invitación a consolidar una red de promotores a nivel nacional que no sólo se base en compartir y reunir la experiencia acumulada a lo largo de los años, sino que sobre todo incite a la escucha y el diálogo con los niños, a la actualización y la profesionalización del quehacer cultural y artístico, de manera que se pueda avanzar conjuntamente a nivel nacional en una política cultural en favor del desarrollo integral de la infancia. De este modo, Alas y Raíces continúa con su doble labor para incentivar y diversificar la oferta cultural infantil de calidad a través de la programación y articulación de proyectos culturales, por un lado, así como de la capacitación y profesionalización de los adultos que trabajan con y para niños, por el otro.

ENCUENTRO DE TEATRO

El Encuentro ha sido un espacio en el que se reúnen niños que forman parte de compañías de teatro infantil de las 32 entidades federativas. A la fecha, se han realizado 6 encuentros nacionales: el primero de ellos en San Luis Potosí (2006), siguiendo los estados de Zacatecas (2006), Chihuahua (2008), Campeche (2009), Hidalgo (2010) y Jalisco (2011), donde se programan, durante una semana, obras de diversos géneros en los principales teatros del estado sede. De manera paralela a las funciones, niños y directores tienen programados talleres, visitas guiadas, espectáculos, narraciones y mesas de intercambio. A partir del 2009 se incorporó el eje de participación infantil como parte de la dinámica del Encuentro, por lo que después de cada función se organizan diálogos entre los niños y de los niños con los directores. En ellos, los niños preguntan y reflexionan sobre la significación de representar algún personaje, las dificultades de la puesta en escena, el desarrollo de los ensayos o los sentimientos y opiniones del tema tratado en la obra.

La experiencia acumulada nos ha mostrado diversas problemáticas a enfrentar; por ejemplo, la poca dramaturgia escrita para ser representada por niños, la necesidad de formación teatral de los responsables de las compañías seleccionadas y su profesionalización en el trabajo con niños, así como la necesidad de superar la idea arraigada de que el teatro para niños tiene que ser didáctico, edificante y contener un mensaje explícitamente enunciado.

A lo largo de estos años el Encuentro se ha transformado en varios sentidos, desde los lineamientos que rigen la convocatoria hasta la búsqueda de estrategias y recursos humanos y materiales para potenciar el trabajo cotidiano de quienes se dedican a esta labor. La convocatoria se abrió en 2011 bajo el nombre Encuentro nacional de teatro hecho por niñas y niños, dejando fuera de nuestro lenguaje la palabra “infantil” pues tiene el matiz peyorativo de un arte menor o un suceso de poca importancia, y visibilizando desde el nombre la participación de niñas y niños. Asimismo, por primera vez se abrió el registro a grupos independientes de los consejos e institutos de cultura de los estados; a su vez, por primera ocasión las compañías fueron seleccionadas por especialistas y las propuestas elegidas se sometieron a un proceso de revisión y tallereo antes de su puesta en escena.

Estos nuevos lineamientos responden a la necesidad de replantear el Encuentro para que su programación parta de las realidades e intereses de las niñas y los niños de hoy, con sus retos, dificultades, deseos y experiencias. Así se asegura la creación de propuestas incluyentes que ponderen la expresión creativa de los niños a través del teatro y de los lenguajes artísticos que en él se conjuntan.

En este sentido, en 2012 la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil replanteó la forma de llevar a cabo el Encuentro, de manera que se facilitara la movilidad geográfica y el ejercicio presupuestal de todas las entidades federativas, además de darle seguimiento a los logros del mismo; en lugar de una sola, se realizaron cinco muestras regionales de teatro hecho por niñas y niños, una en cada región: Noroeste, Noreste, Centro Occidente, Centro y Sur. Esta modalidad permite conocer de cerca el trabajo de los estados que conforman una misma región, además de compartir experiencias y establecer acuerdos interinstitucionales entre las mismas.

OJOS BIEN ATENTOS

Brigadas de intervención artística a través de los lenguajes artísticos

Con el objetivo de organizar procesos de intervención que contemplen la participación activa de niñas, niños y jóvenes en situaciones de emergencia y en zonas de desastre por fenómenos naturales, el programa “Ojos bien atentos” coordina y traslada brigadas de intervención artística a estas zonas.

Con este programa, Alas y Raíces interviene de manera coordinada con el DIF estatal para abrir espacios de apoyo en comunidades afectadas, conformando bibliotecas en los albergues mediante las cuales su busca restablecer los lazos comunitarios de la zona afectada a partir de la lectura, además de música, talleres, narraciones orales y actividades creativas apropiadas para estas situaciones. En estas brigadas participan músicos, actores, bailarines, narradores, artistas plásticos y promotores para que los niños tengan una experiencia de esparcimiento creativo y simbólico. Se han capacitado a alrededor de 80 promotores culturales y creadores de 18 estados de la república con el fin de que puedan implementar proyectos con la metodología del Banco del Libro de Venezuela, especializada en este tipo de atención y que surgió de dos iniciativas: “Leer para vivir”, a raíz del deslave del estado de Vargas, que paralizó a todo el país, y “Tendiendo puentes”, derivado de la inquietud de fomentar una cultura ciudadana más sólida en barrios populares de Caracas donde existen grandes dificultades y conflictos para la convivencia. Tanto las experiencias como la metodología están recogidas en el libro Comunidades lectoras. Guía para propiciar la lectura en su entorno, también de Alas y Raíces y del Banco del Libro. Los estados que han participado en la capacitación son: Aguascalientes, Campeche, Chiapas, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas.

Este programa se ha desarrollado con un esquema de vinculación interinstitucional en el que han participado las Secretarías, los Consejos e Institutos de Cultura de las entidades federativas, la Secretaría de Gobernación, especialmente el Centro Nacional para la Prevención de Desastres, el DIF, la Secretaría de la Defensa Nacional, el Banco del Libro de Venezuela, las organizaciones de la sociedad civil Equidad de Género: Ciudadanía, Trabajo y Familia, A.C. y Visión Mundial de México, A.C.

 

 

Última actualización: 4 de enero de 2013 - 15:30 por Dirección General de Comunicación Social

Educación artística

Sitios de interés

Transparencia

Sitios relacionados