Menu

Reestrenan obra sobre el Movimiento Estudiantil Popular de 1968 y los sucesos del 2 de octubre

Comunicado No. 46/2011
10 de enero de 2011

***La pieza Octubre terminó hace mucho tiempo, de Pilar Campesino,  fue presentada por la Compañía Teatral Talamasca, en el XXIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Una pareja vive durante los años sesenta el movimiento estudiantil, sus ideas políticas influyen profundamente en su relación y trabajo. El dilema entre involucrarse o no con los acontecimientos políticos de su país enmarca la acción de una puesta en escena que tiene como desenlace el día 2 de octubre de 1968.

      Bajo esta premisa se desarrolla la obra teatral Octubre terminó hace mucho tiempo, presentada en el teatro Julio Jiménez Rueda, por los estudiantes del grupo teatral Talamasca, en el marco del XXIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro, realizado con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes.

      Esta obra  de la dramaturga Pilar Campesino, pertenece a la saga literaria sobre el movimiento estudiantil y la represión del 2 de octubre de 1968 publicada por diversos dramaturgos en años posteriores.

      La obra fue vetada en su tiempo para su estreno en la ciudad de México, por lo que su premier mundial fue en Nueva York en 1970 a dos años de los hechos del movimiento estudiantil de 1968, cuando la represión y la censura en México hacían imposible hablar públicamente de los acontecimientos. Sería hasta  1974 cuando se estrenaría la pieza en nuestro país, convirtiéndose casi de inmediato en un estandarte de la lucha por los derechos civiles en nuestro país.

      El texto es considerado por los especialistas como un clásico del teatro universitario y fue celebrada por el público que asistió a este reestreno en el que los integrantes de Talamasca, dirigidos por Arturo de la Cruz, revistieron al texto de numerosos elementos contemporáneos.

      A medida que se desarrolló el montaje, el público pudo apreciar algunos paralelismos entre el México de los años sesenta y los tiempos actuales, en los que muchos jóvenes se cuestionan la importancia de involucrarse en cuestiones políticas.

      Elena y Mario, los personajes principales, siguen con sus ideas la imagen simbólica que la dramaturga Pilar Campesino retrató en su tiempo acerca de la juventud, a la que concebía como un amanecer eterno que traía la esperanza contra las injusticias.

      Sin embargo, la relación doméstica de ambos protagonistas tendrá que afrontar muchos retos, indecisiones e incertidumbres, preguntándose incluso: ¿Acaso la respuesta se encuentra en apoyar a nuestros compañeros que se reunirán en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el próximo 2 de octubre?

      Aplausos y porras coronaron el esfuerzo de los integrantes de la compañía Talamasca, quienes anunciaron durante 2011 la realización de numerosos talleres de teatro y presentaciones en diversas sedes de la ciudad.

HBL
México / Distrito Federal