Menu

Declara la UNESCO al Museo del Virreinato como Patrimonio Cultural de la Humanidad

Comunicado No. 1838/2011
06 de septiembre de 2011

***El inmueble forma parte del Camino Real de Tierra y fue un punto relevante durante la Colonia en el proceso de evangelización de los indígenas

El Ex Colegio de San Francisco Javier, que data del siglo XVIII y se ubica en el Estado de México, quedó oficialmente inscrito por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, con la develación de la placa alusiva, que lo distingue como sitio relevante del itinerario cultural del Camino Real de Tierra Adentro.

De un valor arquitectónico sin igual, el inmueble histórico de estilo barroco es uno de los más importantes de México, por el papel que desempeñó en la evangelización de la Nueva España, al haber sido una las principales escuelas de la América virreinal.

Este ex colegio, que fue reconocido por el organismo internacional en días recientes, además de ser sede del Museo Nacional del Virreinato, es uno de los 60 puntos emblemáticos de dicha ruta histórica, la primera de México inscrita en la categoría de Itinerario Cultural del listado mundial.

       De acuerdo con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), un Itinerario Cultural es toda vía de comunicación terrestre, acuática o de otro tipo, físicamente determinada y caracterizada por poseer su propia dinámica y funcionalidad histórica, al servicio de un fin concreto y determinado, así como los bienes culturales asociados a ésta.

       Cabe recordar que el Camino Real de Tierra Adentro, el sendero más antiguo y extenso (2,900 km²) trazado en el continente americano por los conquistadores españoles, fue inscrito en la lista de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) el 1 de agosto del año pasado; abarca 10 entidades de la República, entre ellas el Estado de México, donde se halla el Ex Colegio de San Francisco Javier.

       “El también llamado Camino Real de la Plata no se puede concebir sin esas paradas obligadas en donde se organizaban los viajes que iban al septentrión de América, entre las cuales este colegio jesuita es pieza clave y fundamental para entender la política de conquista camino adentro, las consecuencias que trajo la fundación de las misiones y de nuevas poblaciones”, destacó durante la develación de la placa Francisco López Morales, director de Patrimonio Mundial, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

       Asimismo, recordó que un objetivo de la política de la Corona española fue fundar nuevos asentamientos, mismo que no sólo fue posible a través de instituciones civiles del reino, sino también por la labor de los evangelizadores.

       “Esta placa de la UNESCO nos debe recordar que también hubo una conquista espiritual: al lado de las huestes de la armada de aventureros que se dirigían al norte del país, caminaba una cauda de gente que trabajaría en la conquista religiosa de los nuevos territorios, la que de diferente manera también rindió frutos y hoy da rostro a México”.

       López Morales dijo que la conquista espiritual no sólo se dio en el aspecto religioso sino en el cultural, y una de las órdenes más significativas en términos del conocimiento fue la Compañía de Jesús, porque la columna vertebral de su política fue la educación en el más amplio sentido, cuya luz se ve reflejada en este itinerario de ida y vuelta, y que vincula elementos culturales, mentalidades e ideologías.

       El inmueble jesuita se comenzó a construir en 1670 y se terminó a mediados del siglo XVIII. Su portada labrada en piedra es considerada la máxima obra churrigueresca en México, cuya riqueza decorativa y de iconografía jesuítica está íntimamente ligada con los cinco retablos del interior. En tanto que su ornamentación —en la que destacan sus retablos barrocos del siglo XVIII— es una de las mejor logradas en el arte novohispano.

       El Ex Colegio de San Francisco Javier fue restaurado integralmente entre 1960 y 1964 para alojar al Museo Nacional del Virreinato, dependiente del INAH. Dentro del conjunto original se conserva uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial colonial existente en México: los Molinos de Xochimangas.

       La directora del Museo Nacional del Virreinato (MNV), Cecilia Genel, destacó que fueron 14 años de trabajo interdisciplinario e interinstitucional para que 60 bienes históricos de la nación fueran declarados como Patrimonio Mundial por la UNESCO, a través del itinerario cultural Camino Real de Tierra Adentro.

       En dicha labor de gestión participaron el INAH, las secretarías de Turismo estatal y municipal, el Gobierno del Estado de México, el ayuntamiento, prestadores de servicios y cronistas de Tepotzotlán, entre otros.

       Genel dijo que el Camino Real de la Plata constituyó la ruta más sólida de la Nueva España, permitió la colonización, fortaleció el comercio e intercambio terrestre e impulsó la exploración y llevó la evangelización hacia el centro y norte del país.

       Ahora, con la develación de la placa, “las dependencias involucradas nos enfrentamos a una responsabilidad mayor: mantener, preservar y crear conciencia sobre estos monumentos declarados Patrimonio Mundial; hoy somos los habitantes de un nuevo universo de la UNESCO, que junto con otros tres bienes del Estado de México son orgullo mundial”.

       La placa, que desde esta hace una semana recuerda el valor del ex colegio, fue develada en la entrada del MNV por la presidenta del Consejo Consultivo del ICOMOS México, Olga Orive Bellinger; a quien acompañaron a la secretaria de Turismo del Estado de México, Martha Hilda González Calderón; el presidente municipal de Tepotzotlán, Pedro Vargas Reyes; el director de Patrimonio Mundial del INAH, Francisco López Morales; y la directora del Museo Nacional del Virreinato, Cecilia Genel Velasco.

       El Camino Real de Tierra Adentro pasa por los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Jalisco, de México, Querétaro, San Luis Potosí, Zacatecas y la Ciudad de México.

       Además del distintivo internacional del Ex Colegio de San Francisco Javier, se develaron las placas del Pueblo de Aculco y del Tramo correspondiente al Camino de Aculco, ambos en el municipio del mismo nombre, y la del Puente de Atongo, en el municipio de Soyaniquilpan, correspondientes al Estado de México.

       Cabe destacar que México suma ya 31 bienes culturales y naturales inscritos por la UNESCO en la Lista de Patrimonio Mundial.


México / Distrito Federal