Menu

Conaculta presenta la iniciativa de Paralibros, con la cual se busca fomentar la lectura en los espacios públicos

Comunicado No. 2045/2011
28 de septiembre de 2011

***La presidenta del Conaculta, Consuelo Sáizar, dijo que el proyecto de los Paralibros es fruto del exitoso Programa Nacional  Salas de Lectura

***Se instalarán 320 Paralibros en la República Mexicana

***Los Paralibros son muebles urbanos que estarán en espacios abiertos para facilitar a los transeúntes el acceso a libros, revistas y actividades de fomento a lectura

En su labor de acercar a un mayor número personas a las diferentes experiencias artísticas y culturales, Conaculta pone en marcha el proyecto Paralibros, que en palabras de Consuelo Sáizar, titular del Consejo Nacional para la Cultura y la Artes,  es fruto del modelo más exitoso de promoción a lectura de la sociedad civil en nuestro país: Programa Nacional Salas de Lectura.
Consuelo Sáizar dijo que “con esta iniciativa la lectura será el factor para el encuentro entre ciudadanos en el espacio público. La cultura nos convoca a compartir experiencias y a enriquecernos”.

La presidenta del Conaculta explicó que los Paralibros son muebles urbanos que se instalan en espacios abiertos y a la vez protegidos, como parques, campos deportivos o accesos a museos.

Acompañada de Laura Emilia Pacheco, titular de la Dirección General de Publicaciones (DGP) y Socorro Venegas, coordinadora del Programa Nacional de Salas de Lectura, en la Fonoteca Nacional, Consuelo Sáizar detalló que serán 320 Paralibros los que se instalarán en toda la República Mexicana; proyecto que forman parte de un programa sólido que se sustenta en los aprendizajes logrados por las Salas de Lectura.

        Coordinadas por la DGP del Conaculta, las Salas de Lectura han sido reconocidas como un programa modelo para la difusión de la lectura en América Latina por el Centro Regional para el Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc-Unesco).

        La titular del Conaculta mencionó que alrededor de los Paralibros y gracias a los mediadores de lectura, los usuarios de este servicio tendrán acceso a actividades culturales como cuentacuentos y sesiones de lectura en voz alta, entre otras.

        Asimismo, el mediador de lectura tendrá la capacidad de ofrecer no un libro, sino un abanico de títulos optativos e identificar inquietudes y talentos específicos de los lectores para responder a sus necesidades.

        Los Paralibros serán estructuras que se abrirán durante el día, de acuerdo a las necesidades del lugar donde estará instalada, y se cerrarán por las noches. Para mayor comodidad de los usuarios contarán con bancos de lona y cojines.

        En torno a los Paralibros se organizarán actividades como lectura en voz alta, en atril, juegos de mesa relacionados con la lectura, además de que participarán juglares e incluso habrá firma de libros con algunos autores.

        Acerca de los títulos ofrecidos en cada Paralibro, éstos serán ediciones de literatura universal, clásicos, especializados y desde luego, se incluirán algunas revistas; la oferta estará dirigida a niños, jóvenes y adultos.

        En total, Conaculta ofrecerá diez de estas estructuras para cada entidad del país, lo que representa poner a  disposición de los usuarios un total de 116 mil 800 ejemplares, mismos que se renovarán de manera periódica.

        Se informó que en cada localidad donde sea colocado un Paralibro se invitará a los jóvenes para que se integren al proyecto.

        En su intervención, Laura Emilia Pacheco, directora de la DGP, destacó que esta estrategia aprovecha la experiencia generada en más de quince años de labor con la sociedad civil del programa de Salas de Lectura, por lo que se trata de un proyecto sustentado en esos resultados, tras informar que la inversión de la iniciativa de Paralibros asciende a 37 millones 824 mil pesos.

Acerca del funcionamiento de los Paralibros explicó que tendrán un horario de atención de martes a domingo, sugerido de 10:00 a 19:00 horas, con un mínimo requerido de cuatro horas abiertos por día.

El préstamo de los libros, revistas y biografías disponibles en cada Paralibro será a través de un sencillo sistema de credenciales que se otorgarán al cumplir con algunos requisitos básicos.

Socorro Venegas consideró que este programa parte de la importancia del uso social del libro y mencionó como ejemplo las constantes solicitudes de los estados de la República para que les obsequien libros.

Pero comentó que además de eso, es conveniente darle un uso distinto para mejorar cada acción, por lo que sin dejar esa labor, ahora se ofrecerán los Paralibros, que contienen una estrategia que busca ser más profunda.

La experiencia que hasta ahora se ha tenido con las Salas de lectura, es que éstas no se quedan sin libros, sino que gracias al trabajo de los gestores, sus acervos se incrementan y las acciones propuestas en principio para su funcionamiento, se enriquecen al poco tiempo de estar en operación.

        Así es como se pueden convertir en proyectos más grandes, de impacto social y que son necesarios en este momento para renovar el tejido social. En cifras, dio a conocer que el programa que coordina distribuirá en el 2012 un total de 534 mil 399 libros.

JRA
México / Distrito Federal