Menu
Comunicado No. 1781/2009
27 de octubre de 2009
*** México es el primer país de América donde se presenta el libro Gabriel García Márquez. Una vida, del académico inglés Gerald Martin
*** Las salas Internacional y Manuel M. Ponce estuvieron abarrotadas de los lectores admiradores de Gabo
*** El lector de este libro saldrá como quien sale de una larga lección de vida, dijo Héctor Aguilar Camín

Gabriel García MárquezLeyendo el libro Gabriel García Márquez. Una vida, del académico inglés Gerald Martin, el lector sabrá todo lo que hay que saber para hacerse una idea clara, meticulosa, conmovedora y por momentos trágica del escritor y del hombre que llevan ese nombre. Así se expresó el escritor Héctor Aguilar Camín al participar en la primera presentación en América del volumen editado por Random House Mondadori.

         La llamada “biografía autorizada” del Premio Nobel de Literatura 1982 fue presentada este lunes en el Palacio de Bellas Artes, donde cientos de personas colmaron las salas Internacional y Manuel M. Ponce para escuchar a los escritores José Agustín, Héctor Aguilar Camín, al editor de Random House Mondadori España, Claudio López de Lamadrid; al autor, Gerald Martin; y al periodista Sergio Sarmiento, quien estuvo encargado de moderar la mesa.

         Con la presentación de este título concluyó la serie de actividades sobre la obra de García Márquez, llevadas a cabo por Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes, a través de su Coordinación Nacional de Literatura.

         El libro, dijo Gerald Martín, es la versión abreviada de una biografía mucho más extensa compuesta por dos mil folios y seis mil notas a pie de página, que el académico inglés desea publicar en unos años.

         “El lector de este libro saldrá como quien sale de una larga lección de vida, no de una hagiografía ni de una diatriba, sino de la reconstrucción del trayecto –en muchos aspectos increíble–, de uno de los escritores más exitosos del siglo XX, en cuyo fondo, sin embargo, en medio de las abundancias de una vida vivida a carretadas, es posible vislumbrar la sombra de la desesperanza, el rostro melancólico del conocimiento, las huellas de la pérdida, la desilusión, la impotencia, la vejez y la muerte”, dijo Aguilar Camín.

         El escritor y analista político destacó que lo que hay en la obra de García Márquez es un lenguaje decantado hasta la transparencia, cuya precisión para nombrar objetos, situaciones y cosas, linda con la taxonomía, y cuyas reverberaciones tienen la fuerza de la intuición poética, y cuyo humor olímpico transmite una visión trágica y desordenada de la vida, una visión a la vez prosaica y sutil, alegre, melancólica y luminosa.

         José Agustín, quien coincidió con esta forma de describir la escritura de Gabo, contó la anécdota de cómo conoció a Gabriel García y se hicieron amigos. En los años 70, dijo, le ofrecieron trabajar en la adaptación del libro Bajo el volcán, de Malcolm Lowry, que iba a dirigir Paul Leduc, quien un día le comunicó que tenían que viajar a Barcelona porque García Márquez iba a participar en la adaptación de la novela.

         “Gabriel García Márquez llegaba todas las mañanas muy temprano y Paul y yo estábamos arrastrándonos por el suelo luego de habernos acostado a las 4 o 5 de la mañana, crudos como el demonio, pero el profesionalismo de él siempre nos hacía levantarnos a tomar 15 cafés express y estar listos para chambear tan pronto como se pudiera.

         “Me conquistó sobre todo su personalidad y su manera de ser, es de una sencillez extraordinaria. Yo llegué del vuelo y él fue a cargar mis maletas, me trató con un cariño que me tenía perplejo. Después me di cuenta de que así era con todo el mundo, es un hombre de una generosidad tremendamente extraordinaria. Conocí su casa, a su familia, y puede tener contacto con ese medio más cerrado.

         “Logramos tener una relación muy bonita en el trabajo y más aún como seres humanos, por lo que yo me sentí enriquecido. Cuando regresé de Barcelona y el Gabo se enteró de que mi esposa y yo íbamos a tener un niño, me dijo: yo quiero registrar a ese niño. Entonces fuimos a la delegación de Coyoacán y desde entonces me enalteció con el término de que yo era su compadre”, contó José Agustín.

         Claudio López de Lamadrid, editor de Ramdom House Mondadori España, resaltó el trabajo de edición del libro, pues éste tuvo la particularidad de que como se publicó primero en idioma inglés, se tuvo que hacer la traducción al español.

         “Nos llegó el manuscrito en inglés y lo sometimos a un proceso de traducción pero no podíamos volver a traducir los textos de García Márquez, entonces tuvimos que buscar uno a uno, en todas sus obras, los fragmentos originales y trasponerlos a la edición original. Al mismo tiempo le pedimos a Gerald que intentara recuperar las fuentes de todos los extractos, citas o comentarios que se habían escrito originalmente en español y el origen de los mismos”, relató.

         Según Gerald Martin, esta biografía le llevó más de 17 años de trabajo, de horas y horas de entrevistas con el autor de Cien años de soledad, a quien define como un hombre al que le encanta fabular y le deleitan los cuentos chinos. “Su debilidad es falsear y tratar de desconcertar a periodistas y catedráticos para que pierdan la pista”, explica el biógrafo.

         Durante la presentación, Gerald Martin prefirió no hablar tanto del libro, sino de su relación con México, país al que llegó desde muy joven como estudiante humilde que recibió una beca en su país. Pero con mucho humor contó que en alguna ocasión García Márquez le dedicó un libro escribiendo: “Al loco que me sigue”.

MAC

MAC
México / Distrito Federal

Última actualización: 03 de noviembre de 2009 - 14:03

Categorías
Más información

Educación artística

Sitios de interés

Transparencia

Sitios relacionados