Menu
muestra
Comunicado No. 2141/2009
21 de diciembre de 2009
***En el ensayo antropológico Entre el mundo rural y el trabajo industrial, publicado por el gobierno de Chihuahua y Conaculta

A partir del estudio de las formas en que se organiza la explotación forestal de la Sierra Tarahumara en la actualidad, la antropóloga social Denisse Ariadna Salazar González (México, D.F., 1982), da a conocer con ayuda de material etnográfico las dinámicas socioculturales por las que atraviesa un grupo de personas que viven del sector maderero en el poblado semiurbano de San Juanito.

           Este ensayo antropológico, producto del trabajo de campo realizado por Salazar entre 2004 y 2005, tiempo en el que trabajó varios meses como obrera en Industrias Madereras describe y analiza las implicaciones sociales y culturales que esta actividad industrial ha tenido para algunos de los habitantes de San Juanito, en el municipio de Bocoyna, Chihuahua.

           Bajo el título de Entre el mundo rural y el trabajo industrial, este trabajo publicado por Conaculta y el gobierno del estado de Chihuahua, a través de la Dirección General de Publicaciones y el Instituto Chihuahuense de Cultura, en la colección Solar, intenta ofrecer una descripción de los sistemas de organización del trabajo que definen actualmente las actividades de los aserraderos industriales de propiedad privada y su impacto en la vida cotidiana de los cientos de trabajadores que en ellos laboran.

           La tesis central de Denisse Ariadna Salazar establece que para quienes deciden migrar de los pueblos y rancherías serranas, los aserraderos de San Juanito representan una oportunidad viable para enfrentar las exigencias del trabajo industrial, basado en el uso de maquinaria, los horarios y las jerarquías laborales, porque les permite continuar en un contexto semiurbano sus formas de vida y organización social.

           La industria forestal de la Sierra Tarahumara se ha desarrollado en el contexto de las relaciones entre indígenas y mestizos, su lucha por la tenencia de la tierra y el control sobre la explotación de sus recursos naturales. Por ello, los bosques significan cosas muy variadas: para algunos, recursos económicos susceptibles de la voraz explotación capitalista; para otros, parte de un territorio ancestral en el que se entreteje la identidad cultural de sus pueblos y para otros más, fuentes de trabajo que les permitan una nueva forma de vida, con mayor calidad.

           El trabajo está dividido en cuatro capítulos. El primero, titulado El mundo laboral en la antropología social mexicana, explora las maneras en las que los antropólogos sociales -a partir de 1970- se acercaron a los trabajadores industriales del país. A través de la reconstrucción de debates académicos, explica las herramientas conceptuales y metodológicas en las que esta investigación se apoya.

           El segundo, La industria maderera en la Sierra Tarahumara, analiza en términos generales el proceso productivo forestal regional. Para ello relata la historia de la explotación forestal en la Alta Tarahumara, así como las relaciones que entablan los aserraderos de propiedad privada en San Juanito, con los otros sectores que conforman esa cadena productiva.

           El tercer apartado, Los trabajadores del aserradero, describe las características sociales y culturales de quienes laboran en un aserradero de la localidad de estudio y las maneras en que sus dinámicas familiares y los roles de género que desempeñan en ellas, influyen en su incursión al mundo público del trabajo asalariado.

           El último, La cultura laboral en la industria maderera de San Juanito, examina las diferentes concepciones que sobre el trabajo construyen y reproducen los sujetos sociales que se emplean en el aserradero. Para ello, la autora echa mano de la perspectiva de género, a fin de abordar de manera diferenciada las actitudes y valores que constituyen en lo fundamental, la cultura del trabajo presente en ese lugar.

           En el apartado de Conclusiones, la cultura laboral en la industria maderera de San Juanito, Denisse Ariadna Salazar expone algunas de las formas en las que la cultura y el trabajo se relacionan y condicionan mutuamente dentro de los aserraderos industriales. Para ello, retoma el esquema original en el que se organiza el trabajo en estos centros y explica cómo, de las interacciones que se originan en el ámbito laboral, nacen nuevas concepciones sobre el mundo social y el lugar que los individuos ocupan en él.

           Por último, en el Anexo 1 incluye una tabla que resume parte de la información obtenida durante las entrevistas realizadas a 24 trabajadores del aserradero; mientras que el 2, ofrece fragmentos de los relatos autobiográficos recopilados durante distintas entrevistas formales realizadas a seis trabajadores del aserradero.

           San Juanito se ubica dentro de la Alta Tarahumara en el municipio de Boycona, en la zona de cumbres caracterizada por la riqueza de sus bosques con una gran variedad de especies vegetales, como el pino, encino, fresno y madroño. Este poblado es uno de los principales centros de transformación industrial de la madera extraída de la región. Su historia es la de la explotación forestal: San Juanito nace y se desarrolla a través de la industria maderera.
AMS
México / Distrito Federal

Última actualización: 21 de diciembre de 2009 - 17:31

Categorías
Más información

Educación artística

Sitios de interés

Transparencia

Sitios relacionados