Menu
muestra
Comunicado No. 208/2010
09 de febrero de 2010
***Con las emisiones del 8, 9 y 10 de febrero concluye el módulo dedicado al México Virreinal


Religión, costumbres, sociedad, política y cultura son los tópicos que se abordarán en las emisiones correspondientes al módulo dedicado al México Virreinal, de la serie Discutamos México que con los auspicios de la Secretaría de Educación Pública y Conaculta se transmitirán esta semana, los días lunes, martes y miércoles, a las 20:00 horas por Canal 11 TV México, y por las emisoras Radio Educación y las estaciones de IMER.

El programa de este lunes, titulado Religión y costumbres en la Colonia, contó con la participación de Jacques Lafaye, especialista en el tema de la Virgen de Guadalupe; Jaime del Arenal, experto en historia del Derecho y director del Instituto México en España; Antonio Rubial, investigador de la UNAM con especialidad en religión y cultura de vida cotidiana; además de Gisela Von Wobeser, doctora en historia, en calidad de moderadora

      Durante su participación Jaime del Arenal habló del fundamento jurídico que explica la presencia del cristianismo en América, radicado en las bulas emitidas por el Papa Alejandro VI, en las que no sólo cede, otorga y dona esos territorios a los reyes españoles, sino también les confiere el cuidado, preservación y  divulgación de la Iglesia.

      En ese contexto, puso énfasis en la participación del clero secular (curas, párrocos, vicarios y obispos) y no sólo de los frailes, en la labor evangelizadora.

      Asimismo, Del Arenal planteó su punto de vista acerca del carácter limitado de la secularización en nuestro Estado y sociedad, debido al arraigo del fenómeno de la religiosidad en el pueblo, mismo que se ha manifestado en la presencia de dos curas como protagonistas de la gesta independiente; el uso de la imagen guadalupana tanto en el movimiento de 1810 como 100 años después por parte de las tropas zapatistas e incluso, hace algunos años, con el levantamiento del EZLN en Chiapas.

      Antonio Rubial, por su parte, se refirió a la  política evangelizadora de los frailes, enfocada a las capas dirigentes como primer paso; luego,  se llevaron a los hijos de esos nobles a sus conventos para darles educación y convertirlos en los grandes colaboradores. Esta empresa titánica, en su opinión no habría sido posible sin otro importante elemento, como fue la presencia de todo un aparato militar y político que avalaba y protegía a los religiosos.

      Disertó también sobre el proceso de sincretismo de lo indígena y lo europeo expresado en un cristianismo de síntesis, donde los santos sustituyeron a los ídolos, y donde la Virgen sustituyó a las diosas;  un proceso que ha creado uno de los fenómenos más fascinantes de la historia humana.

      Asimismo, explicó cómo se vinculan estos elementos en la gestación de la identidad, pues para él, el gran logro de la religión cristiana en México fue la creación de identidades locales y después una entidad protonacional, no nacional.

      Por su parte, Jaques Lafaye tocó el tema de la sustitución del culto a Tonantzin por el de María de Guadalupe que, en su origen fue una réplica de la Guadalupe de Extremadura (tierra de Hernán Cortés y buena parte de los conquistadores), misma que después fue cambiada por una imagen autóctona, aspecto en el que radicó “la trampa y el milagro”.

      En este punto, el especialista coincidió con Octavio Paz, quien dijo que “la fe en la Virgen de Guadalupe es el refugio de los desamparados y de un pueblo huérfano”. Eso, a su juicio, explicaría el porqué cuando no se ven soluciones concretas a las dificultades de la vida, de la subsistencia o  la salud, sólo se cree en milagros. 

      Sociedad y política en el México Virreinal

      El martes 9 de febrero, el panel de Discutamos México estará integrado por el doctor Carlos Viesca Treviño, especialista en historia de la medicina; Jaime del Arenal (experto en historia jurídica); Felipe Castro,  investigador de la UNAM y como moderadora, Gisela  Von Wobeser.

      En esta ocasión, Jaime del Arenal argumentará el porqué la Nueva España no fue una colonia, al menos desde el  punto de vista jurídico-político, carácter que probablemente adquirió en el siglo XVIII  desde la perspectiva económico-comercial, pero que en los siglos XVI y XVII operó como un reino incorporado a la corona de Castilla.

      Analizará los efectos de las reformas borbónicas que respondieron a los intereses de una corona empeñada en controlar tanto al territorio como al ejercicio del poder. “Y la mejor manera que ha tenido el Estado moderno de hacerlo, ha sido  a través de burocratizar al poder por medio del salario. Esa ha sido es la gran tendencia del Estado moderno que culmina en el siglo XX en nuestro país”.

      Felipe Castro pondrá énfasis en el aspecto imperial de la Nueva España, considerada una de las posesiones preciadas de la Corona española. “La Corona quería crear un Estado según las leyes; los conquistadores esperaban ser nuevos señores, vivir como antiguos señores con el trabajo de los indios; los frailes querían una nueva cristiandad y los indígenas también tenían su parte, no fueron pasivos, fueron actores aunque a veces con muchísimos sufrimientos, en la formación de la sociedad novohispana”.

      El doctor Carlos Viesca se referirá a la conformación social novohispana y el papel que jugó Cortés, quien a su parecer,  muy fácilmente se pudo haber convertido en gobernador, rey de México, heredero de Moctezuma, hecho que nunca le pasó por la mente y mantuvo su lealtad a la Corona contra viento y marea; hubo un reconocimiento de su parte hacia los hijos mestizos y construyó una nueva nobleza.
Cultura novohispana

      El último tema de este módulo será abordado el  miércoles 10 de febrero por la historiadora del arte Elisa Vargaslugo; Antonio Rubial, especialista en asuntos religiosos y en cultura de la vida cotidiana; el historiador Manuel Ramos y Gisela Von Wobeser, tomará parte como moderadora.

      La doctora Elisa Vargaslugo se referirá a la forma en que la cultura española si bien se impuso, también permitió la sobrevivencia de lo prehispánico. “Tengo la impresión de que la cultura de origen prehispánico se mantuvo fuerte en muchas zonas de México, se mezcló y  se impuso en estos señoríos. Fue una política bastante sabia que permitió una integración en todos los órdenes y que alcanzó de manera particular al arte y la cultura”. 

      Antonio Rubial por su lado, disertará sobre el proceso de occidentalización, derivado de la salida de la cultura europea y su implantación en América, espacio geográfico que fue su primer laboratorio de experimentación, principalmente en México y  Perú, donde se amoldó a las circunstancias locales, a la tradición indígena y a la circunstancia de ser, finalmente, territorios conquistados.

      En su oportunidad el historiador Manuel Ramos, analizará las diversos rasgos de la identidad hispana e indígena que al juntarse, dieron origen al criollismo que si bien se expresó a través de manifestaciones con características muy occidentales, también tuvo signos muy propios.  “Somos el resultado de esta cultura no escrita pero que está totalmente viva en los pueblos de nuestros alrededores y, yo diría, aun en las zonas urbanas”.
AMS
México / Distrito Federal

Notas relacionadas
Última actualización: 09 de febrero de 2010 - 14:38

Categorías
Más información

Educación artística

Sitios de interés

Transparencia

Sitios relacionados