Menu

Todos somos responsables de preservar las lenguas indígenas, señala Fernando Nava, director del Inali

Comunicado No. 281/2010
22 de febrero de 2010

***Conaculta ha organizado para este martes 23 la conmemoración del Día Internacional de la Lengua Materna, en el Palacio de Bellas Artes

La responsabilidad de preservar las lenguas indígenas recae en el Estado, en la población hablante de lenguas indígenas y en quienes no nacimos hablando una lengua indígena, afirmó Fernando Nava López, titular del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado este 21 de febrero. 

En entrevista con Conaculta, el doctor Nava recordó que cuando se acercaba el V Centenario del Encuentro de Dos Mundos (en 1992), creció en el mundo una tendencia de las poblaciones ‘minorizadas’  a reclamar sus derechos. “Se empezaron  a emitir  tratados y convenios.  El referente por excelencia  es el artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre derechos de los pueblos indígenas en los estados independientes. A partir de ahí, los países que lo fueron firmando, México entre ellos, comenzaron a hacer reformas legales”. 

     “Se reformó la Constitución –describe Nava López-- y se emitieron  leyes como la General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas. Varios países han adoptado compromisos sociales y de Estado para atender a las poblaciones ‘minorizadas’, y a los hablantes de lenguas indígenas. La lengua de señas mexicana, por ejemplo, tiene ya un reconocimiento de lengua nacional en México, igual que las lenguas indígenas y el español.”

      El especialista destacó que es a las instituciones, a quienes  nacieron hablando español, a los que nacieron hablando lenguas indígenas y a los que aprendieron una lengua indígena, a quienes toca hacer mucho para cumplir el compromiso nacional, signado por gobernantes y alineado con intereses comunitarios de las poblaciones hablantes y con un sector de la población responsable de la equidad del país”. 

     “Es muy difícil –señaló– el doctor Nava, dar un número exacto de la cantidad de lenguas que han desaparecido en México a partir de la Conquista, porque no hubo un levantamiento minucioso en 1519. Pero en el siglo XX, sí podemos hablar de extinciones tanto de variantes como de lenguas en particular. De variantes, tenemos la extinción del náhuatl que se habló en Pochutla, Oaxaca. A 100 años de esas investigaciones ya no hay quien lo hable. El náhuatl como agrupación lingüística se sigue hablando y tiene vitalidad en muchos lugares. No así  el que se habló en Chiapas y en todo un corredor que llegaba hasta Centroamérica, en El Salvador quizá pocos lo hablen y en Nicaragua es posible que ya esté extinto".

     “El cuitlateco del estado de Guerrero –refiere el director de Inali–  también es una lengua extinta.  El maestro Roberto Escalante, ya fallecido, entrevistó a los últimos hablantes, y se valió de todos los recursos para tratar de obtener el mayor número de palabras, expresiones, frases y conversaciones que reunió en una publicación del  INAH. Tenemos extinción de lenguas pero muchas dificultades para poder dar una cifra  definitiva de cuántas han sido”.

      
     En cuanto a si las lenguas que se conservan mantienen su riqueza original, repuso: "Las lenguas indígenas que se siguen hablando en nuestro país han mantenido su propia estructura, su naturaleza, sus estrategias, su sintaxis y riqueza. Incorporaron eventualmente palabras del español y el mismo español ha añadido no sólo palabras de origen indígena, sino árabe, etcétera.  Las lenguas no se degeneran, viven dinámicas socioculturales que generan intercambios de  términos en función de referir realidad que no conoce el otro grupo y viceversa. Las lenguas no se contaminan ni se mantienen puras. Son rasgos de los grupos humanos susceptibles a la adaptación social”.

      Fernando Nava López  habló también del interés de los jóvenes que no proceden de familias indígenas por las lenguas autóctonas. “El movimiento zapatista de 1994 fue uno de los disparadores del cambio de conciencia social hacia la población indígena. A partir de ahí, además de en los propios indígenas, se percibe en los jóvenes una visión más abierta, de mayor interés por la población indígena".

     “Uno quisiera, desde la óptica del Inali,  que el acercamiento a las lenguas indígenas de la población hispanohablante fuera más profundo, sistemático, y formal. Hemos elaborado propuestas para que esto avance. Los medios de comunicación tienen una enorme labor y responsabilidad en esto”. 

      En cuanto a  la realidad de la educación bilingüe en México, el doctor Nava, quien habla purépecha y náhuatl y en esas lenguas conversa con sus hijos, comentó que hay logros y muchos pendientes.

     “Existe una planta de escuelas y profesores, pero las instituciones mexicanas tenemos que trabajar conjuntamente, tanto la  Dirección General de Educación Indígena, la Coordinación General de Educación Intercultural y  Bilingüe, ambas de la SEP y nosotros como organismo descentralizado de la administración pública federal, debemos alinear la atención por el nuevo Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales. 

     “A nosotros nos corresponde actualizar nuestro catálogo y renovar ciertos criterios para ofrecer otras formas de atención educativa bilingüe donde no podemos tener una escuela, por ejemplo. El campo educativo es uno de tantos espacios donde hay que trabajar. En las áreas de salud, administración, impartición de justicia, comunicaciones y transportes, registros civiles, estamos aportando el trabajo especializado con las lenguas. Lo que nos falta es capacitar al personal”, expuso Nava.

      Respecto a si el Inali podría soñar con tener programas de televisión en lenguas indígenas, don Fernando Nava respondió: "Todas las noches soñamos con eso. Actualmente la tecnología nos permite tener una imagen y la posibilidad de escoger la lengua en que queremos escuchar ese programa. El Inali, le reconoció a TV Azteca haber transmitido una final de futbol en lengua tzotzil que jugó un equipo chiapaneco, Jaguares. También reconocimos que Televisa en una de sus telenovelas utilizara adecuadamente la lengua náhuatl, esto fomenta el respeto y la interculturalidad".

     “Tener programas de TV en lenguas indígenas depende de muchos factores, entre ellos, de la voluntad de los dueños de la tecnología, que haya la apertura, interés, e inversión. No es un sueño, porque ya tenemos en el plano editorial, empresas privadas como Plaza y Valdés, que edita una colección en lenguas indígenas y en donde ellos no ganan en términos económicos, pero sí aportan a la parte humanitaria e identitaria de la población. Gamesa también incluye  frases mayas en uno de sus productos, como ellas, otras empresas podrían poner su granito de arena”.

      Por último el director del instituto precisó que al Inali le interesa revertir la tendencia de los  hablantes de lenguas indígenas que no las enseñan a sus hijos. “Consciente o inconscientemente es el resultado de una discriminación, de un racismo, de una negación. Estamos trabajando para evitar la discriminación lingüística en las instituciones. El problema de la conservación de las lenguas indígenas de México se resolverá cuando los hablantes lo asuman como tal y cuando socialmente los hispanohablantes y las instituciones favorezcan el ambiente para ello.”

      Este martes 23 de febrero se realizará la celebración del Día Internacional de la Lengua Materna con un amplio programa de literatura y música. El acto se realizará en  la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, Avenida Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas, Centro Histórico, a las 19:00 horas.   
PRZ
México / Distrito Federal

    Documentos relacionados:
  • PDF