¬ďLa obra de Gilberto Owen se revalora como una de las m√°s vigorosas de la primera mitad del siglo XX¬Ē

Comunicado No. 701/2010

12 de mayo de 2010

***Al cumplirse 106 aŮos de su nacimiento, el Conaculta rinde homenaje al miembro de  los ContemporŠneos

***Octavio Paz escribiů sobre ťl: ďOwen es uno de los espŪritus mŠs serios de nuestra actual literaturaĒ; y elogiů sus hallazgos en el poema en prosa, gťnero que como pocos ďexpresa la poesŪa de la vida modernaĒ

 

La vida y la obra de Gilberto Owen (1904-1952) comienzan a surgir de la oscuridad en la que se encontraban. Nuevas investigaciones arrojan datos sobre la vida de quien fue el ¬ďm√°s enigm√°tico¬Ē autor del grupo sin grupo ¬óaquel llamado ¬ďarchipi√©lago de soledades¬Ē que fue los Contempor√°neos¬ó y sobre un poema que se cre√≠a perdido. Los j√≥venes lectores ¬ďlo descubren por s√≠ mismos, lo disfrutan y admiran¬Ē.

A 106 a√Īos de su nacimiento, que se celebra este 13 de mayo, Conaculta rinde homenaje al escritor originario de El Rosario, Sinaloa. Gilberto Owen form√≥ parte de la generaci√≥n de autores que renov√≥ la tradici√≥n literaria mexicana. Particip√≥ en las revistas Ulises y Contempor√°neos, adem√°s de ocupar diversos cargos diplom√°ticos. Fue autor de Desvelo (1923, editado de manera p√≥stuma), La llama fr√≠a (1925), Novela como nube (1928), L√≠nea (1930) y Perseo vencido (1948).

     Si Owen busc√≥ en su l√≠rica ¬ďreprimir la emoci√≥n¬Ö hasta el grado en que parezca haber sido suprimida¬Ē (en Encuentros con Jorge Cuesta), esto no escap√≥ al fino olfato de Octavio Paz, quien en Las peras del olmo (1957) asegur√≥ que Owen es ¬ďuno de los esp√≠ritus m√°s serios de nuestra actual literatura¬Ē por la originalidad de su obra y elogi√≥ sus hallazgos en ¬ďel poema en prosa, g√©nero que como pocos expresa la poes√≠a de la vida moderna¬Ē.

     A m√°s de un siglo de su nacimiento, ¬ďla obra de Owen ha venido revalor√°ndose y reconoci√©ndose como una de las escrituras m√°s vigorosas de la primera mitad del siglo pasado. Sin embargo, entre los Contempor√°neos, Owen es probablemente el menos le√≠do y el menos apreciado; en buena parte por los a√Īos que estuvo fuera de M√©xico ¬óen los que escribi√≥ lo m√°s importante de su obra¬ó, dividiendo su vida entre el periodismo y la diplomacia¬Ē, afirman en entrevista con Conaculta Francisco Javier Beltr√°n y Cynthia Ram√≠rez, investigadores de la Universidad Aut√≥noma del Estado de M√©xico.

     Otro aspecto que atras√≥ la valoraci√≥n de este autor fue la dificultad de acceder a su obra: ¬ďOwen dej√≥ nuestro pa√≠s en 1928, a los 24  a√Īos de edad y vag√≥ por Norte y Sudam√©rica. Su obra madura fue concebida y conocida en los pa√≠ses que habit√≥, publicada de manera muy azarosa y dispersa. El resto de los Contempor√°neos no siguieron esta ruta; escribieron y publicaron en M√©xico¬Ē, agregan en entrevista los acad√©micos.

     Explican que la poes√≠a de Owen se conoci√≥ en nuestro pa√≠s con la publicaci√≥n Poes√≠a y prosa (Imprenta Universitaria de la UNAM, 1953), edici√≥n preparada por Josefina Procopio y revisada por el propio Owen, la cual reuni√≥ gran parte de su producci√≥n, antes inaccesible.

     Posteriormente, el Fondo de Cultura Econ√≥mica (M√©xico) public√≥ Obras de Gilberto Owen en 1979, con una reimpresi√≥n en 1996. Esta edici√≥n estuvo a cargo de Josefina Procopio, Miguel Capistr√°n, Luis Mario Schneider, In√©s Arredondo y Al√≠ Chumacero, quienes incluyeron cartas, ensayos y poemas que no se hab√≠an obtenido para la edici√≥n de 1953.

     El inter√©s en Owen ¬óabundan Francisco Javier Beltr√°n y Cynthia Ram√≠rez¬ó ¬ďnace del olvido en que se le tiene y de la escasa difusi√≥n de su obra, la cual permite adivinar que en la poes√≠a se encuentra un camino para expresar los misterios y contradicciones de la vida. Otro elemento de peso es que actualmente los j√≥venes est√°n descubriendo, por s√≠ mismos, a Owen. Y lo disfrutan, lo admiran. La atenci√≥n de los especialistas es creciente y, sin embargo, insuficiente¬Ē.

     En 2004, estos investigadores organizaron en la Facultad de Humanidades de la UAEM un coloquio con motivo del primer centenario del poeta rosarino, cuyos trabajos se publicaron bajo el t√≠tulo Gilberto Owen Estrada: un siglo de poes√≠a (UAEM, 2005).


     Indagaci√≥n detectivesca

     La b√ļsqueda y recuperaci√≥n de la obra dispersa de Gilberto Owen ha sido una aventura propia de detectives que podr√≠a inspirar una pel√≠cula, pues es sabido que el propio Owen ¬ďperd√≠a¬Ē c√≠clicamente sus manuscritos, en parte, por las muchas mudanzas que el trabajo diplom√°tico le impon√≠a, y tambi√©n por su natural inclinaci√≥n a borrar sus huellas.

     ¬ďPuede resultar in√ļtil buscarle anclaje biogr√°fico a Owen, pues siempre va a huir, vive huyendo, √©l mismo es huida¬Ē, describe Guillermo Sheridan en Tres ensayos sobre Gilberto Owen (UNAM, 2008).

     El poeta ¬ďse divert√≠a expresando el mundo en clave, jugando con aspectos reales que expone como enigmas¬Ö Su nombre de pila fue Gilberto, santo que se celebra el 4 de febrero, en consecuencia dijo haber nacido ese d√≠a; todos lo cre√≠mos porque su acta de nacimiento no aparec√≠a para revelarnos que naci√≥ el 13 de mayo de 1904; por otro lado, sus hijos tambi√©n nacieron en sendos d√≠as 4. Esto se convirti√≥ en los versos: ¬ĎTodos los d√≠as cuatro son domingos/ porque los Owen nacen ese d√≠a¬í. Lo divertido es que Owen nos convenci√≥ a todos¬Ē, comentan Beltr√°n y Ram√≠rez.

     Muchos han sido los lectores, investigadores, poetas y narradores, que han ca√≠do bajo el influjo de Owen, como los ya mencionados Luis Mario Schneider y Al√≠ Chumacero; tambi√©n In√©s Arredondo, quien hizo un ¬ďapunte biogr√°fico de Owen¬Ē, as√≠ como Tom√°s Segovia, Vicente Quirarte, Evodio Escalante, Carlos Montemayor, Daniel Sada y Guillermo Sheridan, entre otros.

     En los a√Īos setenta, se ocuparon de su obra Effie Boldridge (The poetry of Gilberto Owen, 1970), de la Universidad de Missouri y Jos√© Sergio Cuervo (El mundo po√©tico de Gilberto Owen, 1974), de la Universidad de Nueva York en Buffalo.

     Nuevos datos se revelaron durante el Homenaje Nacional a los Contempor√°neos, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes en 1982. En esa ocasi√≥n se publicaron dos antolog√≠as: Mon√≥logos en espiral (narrativa), a cargo de Sheridan, y Antolog√≠a po√©tica, con selecci√≥n de Schneider. En las dos aparecen las obras clave de Owen: La llama fr√≠a y Novela como nube en la primera, Perseo vencido en la segunda.

     Algo de su vida

     Nacido sinaloense, Owen se traslad√≥ con su madre a Toluca, en el Estado de M√©xico. All√≠ hizo sus primeros estudios en el Instituto Cient√≠fico y Literario. Cuenta la leyenda que en ese lugar el joven Owen pronunci√≥ un discurso frente al presidente √Ālvaro Obreg√≥n, quien impresionado por su elocuencia lo invit√≥ a trabajar en la oficina de la Presidencia como lector de prensa. As√≠, parti√≥ a la Ciudad de M√©xico y continu√≥ sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria, donde conoci√≥ a Jorge Cuesta.

     Junto al autor de Canto a un dios mineral, Owen frecuent√≥ los c√≠rculos literarios de los a√Īos viente y entr√≥ en contacto con Xavier Villaurrutia, Salvador Novo y Jaime Torres Bodet. Influido por la poes√≠a simbolista de Enrique Gonz√°lez Mart√≠nez y Juan Ram√≥n Jim√©nez, Owen escribi√≥ los versos que conformar√≠an Desvelo y comenz√≥ a colaborar con la revista La Falange que dirig√≠a Torres Bodet. Posteriormente, junto a Cuesta, Novo y Villaurrutia fund√≥ la revista Ulises (bajo el patrocinio de Antonieta Rivas Mercado). En 1928, Owen parti√≥ para Estados Unidos para trabajar en la legaci√≥n mexicana en Nueva York, pero se mantuvo cerca de Contempor√°neos (1928-1931), dirigida por Torres Bodet y Bernardo Ortiz de Montellano.

     Escritor trashumante

     Por su vasta formaci√≥n cultural (hablaba ingl√©s, franc√©s, sab√≠a taquigraf√≠a y era un lector compulsivo) Owen se pudo colocar en el Servicio Exterior sin mayor tr√°mite. All√≠ comenz√≥ un largo exilio que lo llevar√≠a a distintas ciudades de EU (Nueva York, Detroit, Filadelfia), pero tambi√©n a Canad√°, Per√ļ, Ecuador y Colombia.     

     Despu√©s de publicar en M√©xico La llama fr√≠a y Novela como nube, Owen escribi√≥ en Nueva York con su amigo el pintor Emilio Amero el gui√≥n para una pel√≠cula en el estilo vanguardista de Un perro andaluz (1929), de los espa√Īoles Dal√≠ y Bu√Īuel; texto que, desafortunadamente, se perdi√≥.

     Por esa √©poca comenzaron los poemas cubistas de L√≠nea (otro poemario perdido y recuperado en parte gracias a sus ¬ďcompa√Īeros de viaje¬Ē Torres Bodet y Villaurrutia) que Alfonso Reyes public√≥ en Buenos Aires (Cuadernos del Mar del Plata, 1930) al lado de obras de Macedonio Fern√°ndez y Jorge Luis Borges.

     A principios de los treinta, ya en Lima, tuvo un episodio marxista y se vio involucrado en movimientos de corte socialista. Pas√≥ por Ecuador donde lo expulsaron del Servicio Exterior. Finalmente, se refugi√≥ en Colombia y sobrevivi√≥ dando clases y colaborando en El Tiempo, el principal diario del pa√≠s. Se cas√≥ con Cecilia Salazar Rold√°n, hija del general conservador V√≠ctor Manuel Salazar, y tuvo hijos. Regres√≥ a M√©xico en 1942 (a√Īo del suicidio de su amigo Jorge Cuesta), donde como autor era pr√°cticamente un ¬ďfantasma¬Ē. Reintegrado a la diplomacia, fue c√≥nsul en Filadelfia, lugar donde falleci√≥ en 1952. Ten√≠a 48 a√Īos y hab√≠a perdido la vista a consecuencia de su adicci√≥n al alcohol.

     Su curiosidad intelectual ¬óaseguran los especialistas Beltr√°n y Ram√≠rez¬ó le permiti√≥ ¬ďmirar¬Ē o ¬ďver¬Ē. Su poes√≠a nos hace part√≠cipes de aquello que Owen ¬ďvio¬Ē pues lo encontramos expuesto en im√°genes: ¬ďMonta√Īa tutelar¬Ē, ¬ďAmarillo amargo mar de Mazatl√°n¬Ē, ¬ďCalles ebrias de Taxco¬Ē, etc√©tera.

     Sindbad en Tenochtitlan

     Escrito durante muchos a√Īos, Perseo vencido es el libro de poemas en que descansa el gran prestigio de Owen. Comenz√≥ a escribirlo en 1930 o 1931, apareci√≥ fechado en Bogot√° en 1942, y publicado definitivamente en Lima, Per√ļ, en 1948. Dividido en tres partes, en su centro se halla el famoso poema ¬ďSindbad el varado, bit√°cora de febrero¬Ē que, siguiendo el calendario, est√° dividido en 28 d√≠as m√°s ¬ďTres versiones superfluas (para el d√≠a 29 de los a√Īos bisiestos¬Ē. Influido por Rimbaud y T.S. Eliot pero tambi√©n por Nerval, Perseo¬Ö narra po√©ticamente la aventura espiritual de un enamorado, su intento de purificaci√≥n y el fracaso del amor y de la poes√≠a.

     ¬ďSindbad es Gilberto Owen¬Ē, asegura Tom√°s Segovia (Cuatro ensayos sobre Gilberto Owen, FCE, 2001); ¬ďde este modo el sentido de la leyenda debe leerse en la vida de Gilberto Owen y el sentido de la vida de √©ste debe leerse en la leyenda¬Ē. Segovia afirma que ¬ďOwen nos da ciertos acontecimientos y ciertas obsesiones de su vida personal aureolados de un prestigio casi m√°gico, de una especie de misteriosa significaci√≥n cifrada¬Ē. La operaci√≥n de Owen es que no poetiza, sino que mitifica las circunstancias particulares de su biograf√≠a.

     La tambi√©n poeta Roxana Elvridge-Thomas, al analizar Sindbad el varado, asegura que ¬ďdos posturas caracterizan a Gilberto Owen ante la poes√≠a: curiosidad y agudeza¬Ö¬Ē Reelabora y asimila tanto la tradici√≥n, como el mito de Perseo y Medusa y la leyenda de Simbad el marino, como la vanguardia para crear una nueva propuesta renovada.

     A√Īade que ¬ďtambi√©n dialoga entre l√≠neas con otros escritores, algunas veces en tono de parodia, otras contradici√©ndolos y una m√°s rindi√©ndoles un √≠ntimo homenaje al parafrasearlos¬Ö Combina estos elementos con otros tomados de las vanguardias para crear su poes√≠a¬Ē.

     Vicente Quirarte destaca en ¬ďPerderse para encontrarse: itinerario de Gilberto Owen¬Ē que el poeta estaba al tanto de la yuxtaposici√≥n de tiempos, espacios y voces del T.S. Eliot, el simultane√≠smo de Apollinaire, el poema en prosa de Max Jacob, las audacias ultra√≠stas y creacionistas, la greguer√≠a de G√≥mez de la Serna, la palabra hablada de Juan Ram√≥n Jim√©nez, el mon√≥logo de Proust y el r√©cit de Gide, entre otros aportes literarios.

     El novelista Daniel Sada se√Īala que, adem√°s de la dimensi√≥n teol√≥gica de la obra oweniana, se advierte en ella la ¬ďest√©tica de lo imprevisto¬Ē, entendida como ¬ďuna larga met√°fora sobre el desplazamiento y la sensaci√≥n del viaje sin retorno; ese trayecto ofrece hallazgos que chispean y que dan pie a una lluvia de im√°genes activas que en su desborde acaban por diluirse¬Ē.

     ¬ďEl asombro ante lo imprevisto y las frases siempre al borde de la destrucci√≥n son los rasgos secretos que esconde la intimidad l√≠rica de Gilberto Owen¬Ē ¬ósostiene Sada en el ensayo Gilberto Owen: la est√©tica de lo imprevisto.

JLB
México / Distrito Federal