Menu

El cimiento de la imagen surge de la representación interna y la imaginación: Evgen Bavcar

Comunicado No. 1002/2010
05 de julio de 2010

***El reconocido fotógrafo invidente dictó una conferencia magistral en el marco del Noveno Coloquio La Mirada Invisible, realizado por el Instituto de Estudios Críticos, con el apoyo del Conaculta a través del Centro de la Imagen

Los habitantes del mundo, sin importar sus capacidades visuales, se han acostumbrado a mirar a medias el entorno que los rodea, afirmó el reconocido fotógrafo invidente Evgen Bavcar, durante la conferencia magistral que dictó en la Biblioteca de México José Vasconcelos, como parte del Noveno Coloquio Internacional La Mirada Invisible.

El creador, nacido en Eslovenia y naturalizado francés, reconoció que nunca ha visto en su representación retinal y óptica, ninguna de las fotografías que ha capturado, pero eso no le impide conocerlas a fondo e imaginarlas en todos su contexto íntimo, espiritual y humano.

“Para un ciego la necesidad de imágenes y de hacerlas reales en su mente es completamente igual a la de una persona que cuenta con el sentido de la vista”, afirmó Bavcar ante el auditorio colmado de admiradores, fotógrafos y teóricos de la imagen.  

      Bavcar afirmó que en el mundo hay millones de invidentes que no tienen acceso a una oferta cultural básica tanto en libros, museos y espectáculos, como en cine y televisión.

      “En Europa hay algunas salas de cine que han adoptado el sistema de descripción simultánea que permite a los ciegos saber la acción que sucede en pantalla cuando no hay diálogo, sin embargo en los medios masivos hay un completo olvido de este sector. Cuando prendo un canal de televisión y me interesa saber lo que está ocurriendo en pantalla, tengo que telefonear a una amiga para que me describa la acción, en ese sentido, continúa existiendo mucha discriminación”.

      El fotógrafo expuso que dentro de una democracia donde el voto político del sector de los invidentes es tomado en cuenta, se deben tomar medidas para democratizar los bienes y servicios culturales.

      “A todos los países donde he viajado y he intercambiado experiencias con personas de organizaciones civiles e invidentes, me he encontrado con los mismo reclamos, muchos se refieren a las pocas oportunidades que existen para comprender por ejemplo, las exposiciones de los museos, casi ninguna toma en cuenta que hay personas que necesitan de otros sentidos para acceder a la comprensión de las piezas”.

      Evgen Bavcar nació en Eslovenia en 1946 y a la edad de 12 años, tras dos accidentes consecutivos, perdió la vista. Toma su primera fotografía a los 16 años para retratar a una mujer de la que estaba enamorado.

      Entre los métodos que utiliza para capturar imágenes se encuentra el de  colocar la cámara a la altura de su boca y sacar la fotografía guiándose por las voces de los retratados. También, afirma, planea la imagen en su mente y después trata de reproducirla reuniendo los elementos que quedan impresos en su memoria.

      Sobre la belleza de sus fotos en claroscuro y blanco y negro, los críticos han afirmado que se asemejan a las del célebre Man Ray, no obstante, como ha explicado el propio Bavcar la fotografía es una forma sintética del lenguaje pictórico y por ello la orienta hacia el tercer ojo que le permite representar el mundo visible con el invisible.

      El fotógrafo destacó que cuando un ciego imagina diversos elementos, significa que a través de la abstracción puede realizar también representaciones internas de realidades externas, no obstante la sociedad ha acumulado a lo largo de su historia una serie de prejuicios que desde su opinión son inexplicables.

      “Y digo inexplicables porque los invidentes han acompañado la historia de la humanidad, tan sólo mencionar al poeta ciego Homero, por ello cuando hablamos de imágenes es necesario abrir nuestra mente y dejar atrás los dictados masivos que han reducido la relación con las imágenes a su aspecto exclusivamente óptico ¿acaso no hay imágenes en la imaginación?”

      Finalmente, el fotógrafo señaló que se requiere una mayor sensibilización de instituciones y sociedad civil para abrir mayores oportunidades para los ciegos, sobre todo en la educación y el desarrollo artístico y cultural.

      “Tan sólo hay que pensar en los libros que son publicados actualmente en el mundo en sistema Braille, casi siempre son obras clásicas o muy conocidas, pero para una persona invidente es casi imposible conseguir una publicación especializada, por ello celebro que en México se estén realizando este tipo de coloquios para mostrar a la sociedad que no hay peor ceguera que la de un sistema que discrimina a quienes tienen capacidades distintas”.

HBL
México / Distrito Federal