Menu

Cáncer de olvido, un montaje que cuestiona la libertad de expresión y la doble moral

Comunicado No. 1299/2010
24 de agosto de 2010

***Este monólogo, escrito y dirigido por Víctor Salcido, es protagonizado por el reconocido actor Roberto Sosa

***Se presentará todos los miércoles del 25 de agosto al 15 de diciembre, en el Teatro Helénico

Por primera ocasión en su carrera profesional de más de 30 años, el actor Roberto Sosa se enfrenta al reto de protagonizar un monólogo. Está angustiado, sufre, duerme poco, pero al mismo tiempo lo disfruta, dice en entrevista con Conaculta, al hablar de la obra Cáncer de olvido, escrita y dirigida por Víctor Salcido y que será estrenada el próximo 25 de agosto, en el Teatro Helénico.

“El olvido individual es un síntoma, la amnesia colectiva es un cáncer”, reza el slogan de Cáncer de olvido, una obra que nos lleva a un México post 2012, donde la militarización absoluta es legitimada y aplaudida por el inconsciente colectivo en nombre de la “seguridad”.

        Sosa admite que luego de conocer el texto sintió un poco de miedo porque se trata de la primera vez que hace un monólogo, pero al mismo tiempo le atrajo mucho tocar temas tan vigentes y plantear una situación límite. “Es la encrucijada de un escritor confrontándose a sí mismo, debatiéndose entre ser congruente con su ideología y sus ideales o traicionarlos, vender su alma al diablo y vivir con la comodidad que te puede dar el pertenecer a un sistema, pese que eso signifique traicionar tu discurso. También me gustó que Víctor Salcido es un autor joven. Vi sus cortos para cine y me pareció interesante la alquimia entre su trabajo cinematográfico, su carrera como economista y su necesidad e insistencia de hacer teatro”.

        En Cáncer de olvido Martín Serrano, quien es considerado uno de los escritores más importantes del país, un ícono de credibilidad en la sociedad, es encerrado y torturado por sus detractores que buscan la manera de enloquecerlo para desacreditar su imagen. La historia se desarrolla a través de puntos de vista contrarios, desde el militar, hasta el terrorista, pasando por el del Presidente de la República y hasta el de los medios masivos de comunicación.

        Roberto Sosa es el encargado de dar vida a 10 personajes sin cambio de vestuario. “Ese es otro reto. Soy un actor muy obsesivo con mi trabajo, con el que aún me sigo comprometiendo muchísimo y por lo tanto me sigo angustiando, sigo sufriendo y al mismo tiempo disfrutándolo. Si el teatro no me provocara esto dejaría de hacerlo, por eso soy muy selectivo con el teatro que hago porque me implica no sólo un esfuerzo físico sino temperamental y emocional. No es que el cine y la televisión no lo hagan, pero el teatro sí exige de un rigor, una disciplina y una concentración especial”.

        Víctor Salcido, músico, director de cine, guionista y dramaturgo, quien ha realizado diversos cortometrajes cinematográficos, cuenta que la idea de esta obra surgió luego de que durante más de dos semanas escuchó varias noticias lamentables y lo más curioso es que la anterior siempre era olvidada por la nueva.

        “A partir de pensar que en México tenemos la costumbre de que todo se sabe pero no pasa nada, que el exceso de información llega a ser desinformación, me puse a escribir la obra y a la tercera o cuarta página me gustó la idea de que los 10 personajes los interprete un solo actor y que ese actor sea Roberto Sosa.

        “Yo presento un México ficticio, post 2012, donde el trayecto que va llevando el gobierno podría llevarnos a un extremo --espero que no suceda-- donde se puedan violar las garantías individuales más elementales y se pueda retroceder en la construcción que, bien o mal, se ha venido realizando de este país”, señaló el también autor del cortometraje Salvador (2007), seleccionado en el Primer Concurso Nacional de Post Producción de Cortometraje de IMCINE, nominado a las Diosas de Plata 2009 y selección oficial en muestras internacionales, como el Festival de Cine de Sao Paulo (2008) y el Tour de Cine Francés (2008).

        Mediante el humor negro, Cáncer de olvido presenta como tema central la libertad de expresión y la doble moral que existe en este México del futuro, donde la crudeza natural de los personajes y el lenguaje producen una estructura teatral que rompe con algunos convencionalismos.

        “La desmemoria es un mal que nos aqueja como país, como nación, como sociedad. Se nos olvidan las cosas, los sucesos que nos han lastimado, los políticos que nos han robado, las tranzas y los asesinatos. Se nos olvidan muchas cosas que le han hecho mucho, mucho mal a este país y definitivamente un país sin memoria es difícil que no repita las cosas que lo lastiman, lo dañan.

        “Sin embargo, como cualquier cáncer que se detecte a tiempo, con unas quimioterapias se puede erradicar y se puede tener un país sano. La mejor manera de erradicar un cáncer de olvido es teniendo memoria y recordar las cosas que nos pueden hacer daño.

        “Es un tema que puede doler dentro de nuestra confrontación con la realidad, pero es una propuesta, en términos escénicos, ligera, divertida, en donde hay humor, sarcasmo, ironía y la delicia de reírnos de nuestras propias fatalidades. La risa no siempre es chacoteo o desmadre, sino que se trata de reírnos para no pasarla tan mal y para recordar las cosas que no queremos repetir”, concluyó el actor.

        Cáncer de olvido, monólogo interpretado por Roberto Sosa, escrito y dirigido por Víctor Salcido, se presentará todos los miércoles a las 20:30 horas, del 25 de agosto al 15 de diciembre, en el Teatro Helénico. Localidades de venta en las taquillas del Centro Cultural Helénico y a través del sistema Ticketmaster (www.ticketmaster.com.mx).

MAC
México / Distrito Federal