Benito Ju谩rez proclam贸 hace siglo y medio las Leyes de Reforma

Comunicado No. 1364/2010

03 de septiembre de 2010

***El acto se dio el 6 de septiembre de 1860, en plena guerra entre liberales y conservadores

***El pol韙ico liberal logr concretar en M閤ico las leyes expedidas entre 1859 y 1860

***Las conmemoraciones del 2010 no deben hacernos olvidar que la promulgaci髇 de las Leyes de Reforma mantiene significaci髇 trascendental en el ser de M閤ico: Clementina D韆z y de Ovando

En plena guerra entre liberales y conservadores, con un gobierno en constante peregrinaje por la persecuci贸n de sus enemigos pol铆ticos, hace siglo y medio, el 6 de septiembre de 1860, el presidente Benito Ju谩rez proclam贸 en la ciudad de Guanajuato las Leyes de Reforma, cuyo prop贸sito principal era separar a la Iglesia del Estado y consolidar la Independencia de M茅xico.

         El pol铆tico liberal, conocido como el Benem茅rito de las Am茅ricas y quien es recordado por la frase c茅lebre: 聯Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz聰, logr贸 concretar en M茅xico las Leyes de Reforma expedidas entre 1859 y 1860.

         De acuerdo con Clementina D铆az y de Ovando, investigadora em茅rita de la Universidad Nacional Aut贸noma de M茅xico, 聯las conmemoraciones del Bicentenario de La Independencia y el Centenario de la Revoluci贸n no deben hacernos olvidar que la promulgaci贸n de las Leyes de Reforma mantiene significaci贸n trascendental en el ser de M茅xico. Fue el 12 de julio de 1859 [聟] cuando el presidente Benito Ju谩rez, en plena lucha con los conservadores promulg贸 la primera de estas leyes, la que prescribe la nacionalizaci贸n de los bienes eclesi谩sticos聰.

         En comentarios al estudio jur铆dico (publicado por la UNAM, el a帽o pasado), 150 a帽os de las Leyes de Reforma 1859-2009, del doctor Fernando Serrano Migall贸n, D铆az y de Ovando afirma que para este historiador estas leyes implicaron una prolongaci贸n de la lucha a favor de la Independencia.

         聯Con ellas el pa铆s alcanz贸 libertad plena, as铆 como una aut茅ntica identidad nacional. La reflexi贸n de Serrano Migall贸n --a帽ade la investigadora-- es tambi茅n pertinente porque haber promulgado la separaci贸n de Estado y la Iglesia y haber establecido el laicismo como principios inviolables, ha cerrado para siempre las puertas a cualquier intento de dar marcha atr谩s en lo alcanzado.

         聯A帽adir茅 --dice la investigadora universitaria-- que el laicismo no es contrario a las creencias y pr谩cticas religiosas. En realidad como lo expresaba la Ley de Cultos, tambi茅n de la Reforma, se abre no s贸lo al catolicismo, sino a cualquier otra religi贸n聰.

         Las Leyes de Reforma, inician con la relativa a la nacionalizaci贸n de los bienes del clero (12 de julio de 1859), contin煤an con la ley del matrimonio civil y la Ley Org谩nica del Registro Civil (23 de julio y 28 de julio del mismo a帽o, respectivamente). Pocos d铆as despu茅s, el 31 de julio, se emite el decreto que establece el cese de toda intervenci贸n del clero en los cementerios y camposantos.

         El 11 de agosto de 1859 el gobierno juarista decreta que los funcionarios p煤blicos deben dejar de rendir pleites铆a a los cl茅rigos y fiestas cat贸licas, ya que proh铆be la asistencia de aqu茅llos a las "funciones de la Iglesia". Y la del 4 de diciembre de 1860, que estableci贸 la libertad de cultos.

         El poeta y pol铆tico, Guillermo Prieto, ministro de Hacienda de Ju谩rez en Guanajuato, quien salv贸 la vida del presidente  en Guadalajara anteponi茅ndose a su persona y gritando: 聯Los valientes no asesinan聰, cuando el conservador Filomeno Bravo hab铆a dado la orden a soldados de disparar contra Ju谩rez, se帽al贸: Las Leyes de Reforma tienen una elevaci贸n tan grande como la Constituci贸n; Leyes de Reforma, por naturaleza misma de las cosas, se han incrustado en la Constituci贸n, se han hecho permanentes en ella, se han hecho de tal manera inviolables y grandes, que nosotros no podemos hacer variaciones en ellas si no es con el peligro de resucitar la guerra civil. (Discursos Parlamentarios y C铆vicos).

         En un discurso pronunciado el 9 de mayo de 1861, ante el Congreso de la Uni贸n, el presidente Benito Ju谩rez expres贸: "El gobierno, que, desde que residi贸 en Guanajuato, procur贸 la reuni贸n del Congreso sin poderla lograr por circunstancias superiores a la voluntad de los representantes, no pudo sacrificar la sustancia a la forma y se determin贸 a ejercer la facultad legislativa en cuantas materias era necesario. As铆 lo reclamaron las Legislaturas de varios estados y de 茅stos no ha habido uno solo que no haya ocurrido al Ejecutivo pidi茅ndole medidas que importaban la facultad de legislar, facultad que autorizaban las circunstancias y que hac铆an indispensables las vicisitudes de la contienda y facultad de que el Ejecutivo anhelaba desprenderse ante la representaci贸n nacional. (Benito Ju谩rez, Pensamiento y Acci贸n).

         El doctor Fernando Serrano Migall贸n, en 150 a帽os de las Leyes de Reforma 1859-2009, afirma: 聯Es sobre todo, en torno a la Reforma liberal, que hemos construido no s贸lo los monumentos hist贸ricos m谩s f茅rreos de nuestro pensamiento, sino tambi茅n las m谩s s贸rdidas leyendas negras; se trata pues, de un tiempo aparentemente olvidado, que se toca con pinzas y con una extrema delicadeza, como quien teme despertar fantasmas y demonios que hacen mejor qued谩ndose en silencio; porque si bien es cierto que es a partir del movimiento juarista que los mexicanos alcanzamos identidad constitucional, jur铆dica y estatal, tambi茅n lo es que hay aspectos de ese momento que no alcanzamos a solventar, a liquidar como problemas y que nos da miedo enfrentar y finiquitar para siempre.

         聯En el futuro, cuando hayamos madurado todav铆a m谩s estos conceptos podremos ver en Ju谩rez y en los hombres de la Reforma, no como enemigos de una creencia, sino como portadores de la fe en el desarrollo de las personas, en sus libertades y en su capacidad de convivencia. Una lecci贸n que todav铆a hoy nos hace falta recordar聰, concluye el historiador.

RGT
M茅xico / Distrito Federal