Menu
Comunicado No. 1156/2008
22 de septiembre de 2008
***Cada estado tiene su propio estilo, técnica y baile, coincidieron artistas participantes en el III Encuentro de Tierra Caliente

Jaime Yañez, poeta y trovador. Foto: A.C./Conaculta Palmar Chico, Amatepec, Estado de México.- En cada estado el son tiene su propio estilo, técnica, instrumenta y baile, coincidieron artistas participantes del III Encuentro de Músicos, Bailadores y Versadores de Tierra Caliente.

“El son es uno en muchos sones”, aseguró Juan Pérez Morfín, fundador del conjunto Alma de Apatzingán, representante de Michoacán en la mesa redonda Diferencias y similitudes entre las músicas de Tierra Caliente.

La mesa reunió también a los integrantes de Los Mensajeros del Sur, del Estado de México; los mariachis Maravillas, de Jalisco, y Reales de Colima, el Conjunto Tradicional de Ajuchitán, de Guerrero, y Cal y Canto, grupo invitado del Sotavento.

Entre las figuras relevantes del encuentro calentano estuvieron el violinista guerrerense José Natividad Leandro, a lias El Palillo; los poetas y trovadores Samuel Aguilera, Nemesio Reyes y Jaime Yáñez y el promotor cultural Josafat Nava. Moderaron la mesa redonda Amparo Sevilla, directora de Vinculación Regional de la Dirección General de Vinculación Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la músico-poetisa Ana Zarina Palafox.

A lo largo de cinco horas de deliberaciones, los concurrentes coincidieron en que los sones, los bailables y la poesía popular de Tierra Caliente tienen en común el violín en música, el verso octosílabo en poesía y el zapateado en danza.

El violín es el único de los diez instrumentos de la música de Tierra Caliente que se halla presente en todos los conjuntos musicales, cuya integración varía según el estado, el municipio o la región ribereña de los ríos Balsas y Tepalcatepec.

El violín es ubicuo porque es el que concierta y lleva la voz de los diferentes cantos: gustos y sones en los pueblos de la región del Balsas; sones, valonas y jaranas en la del Tepalcatepec, sones y jarabes en el sureste de Jalisco.

Los otros instrumentos utilizados por los grupos musicales de Tierra Caliente son guitarra, vihuela, jarana, guitarrón, guitarra de golpe, arpa, tololoche, la tamborita y la tarima y la tabla que con el zapateado de los bailadores percusionan.

La tamborita es específica de la región guerrerense del río Balsas y el arpa del son calentano o planeco del sureste de Michoacán. Los mariachis de Colima y Jalisco tienen en el guitarrón y la guitarra de golpe su seña de identidad.

Las danzas calentanas tienen como rasgo común el zapateado y como diferencia específica de cada estado, municipio o subregión el golpe de éste sobre una tarima, una tabla o una artesa.

La tabla acopia un concepto instrumental prehispánico: debajo de la pieza de madera (1.80 metros de largo y 60 centímetros de ancho) se instalan dos ollas de barro con agua para rebotar el zapateado a larga distancia.

En la Tierra Caliente, dijeron los músicos, bailadores y poetas, se reproduce a escala regional la diversidad musical de México, que en otros tiempos llegó a contar con decenas de sones regionales y ahora tiene menos de media docena: El jarocho, el jalisciense, el huasteco y, por supuesto, el calentano, calenteño, el planeco o son de Tierra Caliente, que “es uno en muchos o varios en uno”.

El III Encuentro de Músicos, Bailadores y Versadores fue organizado por ayuntamiento de Amatepec y el Programa de Desarrollo Cultural de Tierra Caliente (PDCTC), que se integra con el Conaculta y las secretarías e institutos de cultura de los estados de México, Colima, Guerrero, Jalisco y Michoacán.

ATR
México

Última actualización: 11 de diciembre de 2009 - 11:38

Categorías
Más información

Educación artística

Sitios de interés

Transparencia

Sitios relacionados